Lunes, 05 Abril 2010 13:16

Recuperar el entusiamo en la democracia con la irrupción de un nuevo grupo social que hable el lenguaje de la ciudadanía - Por Benjamín Fernández Bogado

Ponencia realizada en Decidamos el Jueves 15 de noviembre de 2008.

Recuperar el entusiasmo en la democracia, pero recuperar sobre la base de la posibilidad que signifique la irrupción de un nuevo grupo social que en el Paraguay a perdido preeminencia y no ha tenido visibilidad, que es el sector joven. También recuperar el lenguaje, recuperar la capacidad de adhesión sobre códigos comunes, establecer vínculos que nos permitan construir a partir de algo conocido, comprendido, asimilado y entendido por todos nosotros, es una manera de terminar esta oscuridad democrática.

Jacques Barzun escribió un libro de 1300 páginas agotados en lengua española que se llama “Del amanecer a la decadencia, 500 años de cultural en Occidente”. En este libro Barzun nos provoca desde una perspectiva nueva , dice que no se puede hablar de política, de ciudadanía sin hablar de cultura y entiende como cultura un proceso dinámico de condición de que es lo que somos y especialmente hacia donde vamos o que destino queremos alcanzar.

Identidad, valores y destino,componentes de la crisis

Yo creo que la crisis de Paraguay tiene 3 patas, es una crisis de identidad, es una crisis de valores y es una crisis de destino, o sea no sabemos en este momento claramente que es lo que somos, no sabemos con que elementos tenemos que construir nuestro imaginario y tercero no sabemos claramente hacia donde queremos ir. En medio de esas tres fuerzas Barzun dice: el ser humano siempre tiene 3 opciones el primitivismo que es el retorno a los viejos modelos anteriores donde especialmente la figura del agro y la figura de la agricultura es seductora, por eso Nicanor cuando dice Jaiko pora jehyta ñande Kokue akame (vamos a andar bien otra vez en nuestra chacra) se vuelve clara y explicativa dicha frase, pero si miráramos las condiciones económicas del mundo diríamos que hoy la agricultura es solo el 4% de toda la riqueza mundial. 2/3 de la riqueza mundial son servicios y 1/3 es industria. En 1905, hace100 años 2/3 de la economía mundial era agricultura, 1/3 era industria y 4% era servicios y que cosa irónica, cuando Barzun dice que Occidente ha ido de amaneceres a decadencia, nosotros estamos viviendo exactamente ese mismo ritmo y que gran ironía, Argentina que ha construido su lugar de posición en el mundo a comienzos del siglo 20 es ahora la nación número 78 apuntalando su crecimiento económico sobre la base de consumo y vuelve a colocarlo en una posición de desarrollo y de cierta sostenibilidad democrática, digo ironía porque eso no significa superar la crisis económica y, política que es su consecuencia más grande.

Los partidos políticos carecen de contenido

Los partidos políticos surgen como realidades económicas y en Paraguay surgen sobre abstracciones, los partidos se construyeron en otros países sobre la base de ideas de producción económica, la fábrica era una idea del concepto de asociación, de unidad de criterio, de búsqueda de elementos en conjunto. Esto motivó la construcción de partidos políticos que realmente fueron motores de cambios y de procesos de cambios orientados hacia modelos económicos que generaran mayor riqueza, justicia social o prosperidad, así nació el socialismo, el liberalismo y otras agrupaciones similares.

En Paraguay surgimos sobre la abstracción, nuestros dos partidos políticos se construyeron en un cementerio y se hicieron probablemente en una reunión masónica de Rió de Janeiro, entonces el partido colorado y liberal no surgen al conjuro de un hecho económico y tampoco como consecuencia de un grupo de ciudadanos, surge como un mandato de la nación que en ese momento ocupaba gran parte del territorio del Paraguay en la región oriental y la otra nación que se encontraba en la región occidental con Argentina. Nuestro modelo partidario no es un modelo sobre la base de ningún modelo económico por eso no es contradictorio que el partido colorado reivindique un discurso campesino cuando al mismo tiempo es el partido que más ha hambreado y ha empobrecido al sector campesino y que irónicamente sin embargo tenga muchos adherentes campesinos por qué, porque ha construido un partido que no tiene liturgia y que se asienta sobre la base exclusivamente de la cuestión del tipo ritual formalistico, de características nada más que de formas rituales, pero no de compromiso ideológicos serios y fundados.

Un Nuncio dijo una vez que el Paraguay era un país católico no evangelizado, yo diría parafraseándolo que el Paraguay es un país democrático formal pero sin contenido, y los partidos políticos claramente no le agregan absolutamente nada a esa carencia fundamental. Nosotros vemos que no hay correspondencia entre ideología y acción, y cuando nos preguntamos donde están las ideas de los partidos no encontramos respuestas.. Desafortunadamente la inteligencia paraguaya ha encontrado mucho más comodidad en las ONGs, en las fundaciones, antes que en los partidos que están vaciados de gente con ideas. Hoy los partidos políticos son centros de gente que estan buscando un espacio desde donde tener un salario, cuando sea legislador o cuando le toque la posibilidad de alcanzar algún ministerio, es un mecanismo de acceso exclusivamente a un medio económico.

El individualismo fomenta el desencanto y vacia los partidos

En segundo término Barzun dice que primero somos primitivos, después somos individualistas, ya no creemos en nada que sea grupal, que sea asociado, eso lo vimos en las últimas elecciones municipales con un dramático descenso de participación de la gente en las elecciones si comparáramos con la elección del año 1991 y cada vez le cuesta más al elector paraguayo. Ser presidente del centro de estudiantes de la de la universidad nacional de Derecho cuesta 87 dólares por cada votante, la elección interna del partido colorado del 16 de diciembre costará entre 60 y 73 dólares por cada votante, eso significa que aquel que no tiene dinero no puede construir ni un partido político ni un grupo ni una asociación porque el rito es clientelista, porque el rito se da sobre la cuestión de que me das a cambio, de que básicamente el sistema es prebendario, clientelista, y reproduce de manera cíclica eso en todas las agrupaciones políticas, porque eso es lo que la gente cree que debe esperar de un partido político, en medio de esa tremenda situación conflictiva. Hay una desconfianza recíproca entre electores y elegidos.

Y donde están los terceros elementos, ubicados como elementos comunes de este amanecer y decadencia de Barzun, que son los emancipadores y los emancipados que han construido desde las organizaciones sociales muchas veces un discurso contra el poder y contra los partidos, con lo cual en vez de estimular la participación de la ciudadanía lo que han hecho es que mucha gente capaz y con mucha inteligencia haya dicho de que es mucho más virtuoso quedarse fuera de los partidos que participar propiamente.

Nos encontramos ante una terrible ironía, en un país primitivo que reivindica lo agrícola; sin embargo está viviendo de la migración y de la venta de servicios de una serie de paraguayos que están financiando la economía del país, hoy las remesas constituyen casi la segunda o la primera fuente de ingresos de este país lo que implica frente a la soja una diferencia de casi 600 millones de dólares.

¿En Paraguay los partidos de quienes son? y los partidos básicamente son también de alguien que apuesta como en un casino, son 10 o 20 tipos que van colocando sus fichas y que van apostando en función de estos argumento, Riquelme por ejemplo dice a mi me cuesta 350 mil dólares conseguir 30000 votos que es lo que necesito para entrar, con 30000 votos es senador y dice si yo puedo encontrar gente que pueda articular eso evidentemente puedo llegar a ser legislador sobre esa base, lo que nos demuestra que en realidad hoy la ciudadanía como tal, la construible como tal esta llena de desencanto y yo creo que la mayor enfermedad de nuestra política es el desencanto después viene la apatía, la abulia la dejadez, la parálisis como quieran llamarlo. La situación es en ese sentido realmente grave.

Recuperar la credibilidad de la democracia

Ante esto yo creo hacer lo que plantea el informe de Naciones Unidas del 2004 que es recuperar el “entusiasmo en la democracia”, pero recuperar sobre la base de la posibilidad que signifique la irrupción de un nuevo grupo social que en el Paraguay a perdido preeminencia y no ha tenido visibilidad, que es el sector joven, si se pudiera motivar el entusiasmo de votantes entre 18 y 35 años este país podría cambiar. Si nosotros no logramos la participación de esos jóvenes la situación iría de mal en peor,tengo mis dudas. No lo creo y tengo un elemento que no me da mucha certeza de cara hacia el futuro y es que un joven votante paraguayo entre 18 y 35 años usa 310 palabras para comunicarse diariamente y sin comunicación no hay política, sin comunicación no hay comunidad, sin comunicación no hay adhesiones, sin lenguaje no hay posibilidad de construcción de la propia identidad de uno, y de la identidad de los demás, la gente dice y esto que tiene que ver, tiene que ver mucho, hablaban los grandes pensadores como Thomas Hobbes quien decía: “no hay política sin lenguaje”. Wittgenstein afirmaba “el limite de tu mundo es el limite de tu lenguaje”.

Podríamos hacer una gran campaña política con jóvenes que han perdido el lenguaje?. Yo no lo creo, no ha habido revolución hecha por sordomudos en el mundo que yo conozca eso significa que si no podemos transportar en un lenguaje, lo que nosotros anhelamos y lo que nosotros deseamos, no habrán partidos políticos ni ciudadanía nueva que realmente nos pueda entender, para mi este asunto es fundamental.

El problema del lenguaje es un elemento grave a la hora de transmitir ideas y yo creo que en el fondo nos hemos vuelto los pensadores y los entusiastas democráticos bastante endogámicos, nos estamos hablando hacia nosotros mismos en un lenguaje que solamente nosotros entendemos y nos recreamos en una cuestión que realmente nos da mucha satisfacción pero que nos impide proyectarnos a otros conglomerados, por eso nos leen menos, cada vez se entusiasman menos con nosotros por qué, porque estamos hablando en un lenguaje que no tiene nada que ver con la vida de la gente, y el problema es bastante grave, la vez pasada yo estaba diciendo jóvenes que ya han perdido la capacidad de comunicarse entre ellos.

Recuperar el lenguaje, recuperar la capacidad de adhesión sobre códigos comunes, establecer vínculos que nos permitan construir a partir de algo conocido, comprendido, asimilado y entendido por todos nosotros, es una manera de terminar esta oscuridad democrática.